14 nov. 2012

REALIDAD DE LO VIRTUAL O VIRTUALIDAD DE LO REAL




Los afectos tienen distintas formas de expresión, así como, muchos medios de dar y recibirlos.
Algunos, que aun se oponen irremediablemente a los beneficios de Internet  descreen que este sea un medio donde se puedan dar y  recibir afectos y en su descreencia, se pierden momentos instantáneos de sentirse queridos y valorados.
Es verdad que las relaciones interpersonales son importantes.
Es verdad que no hay nada comparado a ese abrazo a otro cuerpo en un cálido contacto, ese roce suave de los labios en la mejilla, esas manos que acarician y consuelan, esas son expresiones placenteras al momento de recibir afecto.
Pero cuando estamos en la soledad, cuando no tenemos a quien recurrir en ese preciso instante, cuando en lo oscuro  de la noche, en el momento en que todos duermen, nos encontramos solos, existe ese mundo al que llaman virtual.
Es en este mundo, en el que  se mezcla lo virtual con lo real, es que a ambos lados de un monitor hay personas, personas con sentimientos, personas que se expresan, que cuentan sus vidas a su manera.
Alguien, con justa razón o simple experiencia, puede descreer de lo que  pasa, puede argumentar que allí hay gente mala, gente que no dice la verdad, que todo lo disfraza.
¿Pero no ocurre esto en la vida llamada real también?
¿Cuántas veces hemos confiado en alguien al que vemos y luego sabemos que no es lo que mostraba?
Yo he tenido amistades llamadas reales que en verdad eran mentiras y tengo amistades reales muy verdaderas.
Y también he tenido en mi mundo virtual amistades que fueron grandes estafas y amistades que son grandes realidades.
Y en lo oscuro de la noche, y en aquellos momentos en los que mi alma buscaba mimos, caricias cálidas al corazón, las encontré también allí, en mi mundo virtual, amigos sin voces, pero llenos de palabras con afectos, con mucho para dar y recibir. Afectos instantáneos, ternuras en el momento.
Y si, cuando me resultan poco los afectos reales, cuando mi alma esta sola, recurro a ellos, ellos que no necesitan ver mi cara, ellos que con solo decir una palabra pueden saber cómo me siento y me dan los abrazos y besos que tanto me hacen falta.
Y si, es allí en ese preciso momento cuando lo real se mezcla con lo virtual y persigue una sola cosa: hacer sentir bien a quien está al otro lado de la pantalla.



3 comentarios:

  1. Por eso, porque estamos aquí,
    en "Historias desde el Tren" hay una mención a tu blog, una distinción. Si la quieres es tuya.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola!!! LLego hasta aquí desde el blog de Nena Kosta "Historias desde el tren". Me alegra descubrir tu blog y me ha gustado lo que he visto por ahora.
    En cuanto a tu post he de decir que comparto plenamente lo que en él dices, sé que hay muchas personas que no conocen este medio, son reacias al mismo y sin conocerlo se permiten menospreciarlo. Para mí las personas obran con buena fe si no se demuestra lo contrario, y en la vida real, en esta realidad que nos rodea también hay maldades, perversidades y muchas otras cosa malas malísimas que jamás he encontrado en este medio después de todos los años que llevo en él, que sí hay gente retorcida.. por supuesto que si! pero ¿no las hay en la realidad y el día a día?

    En fin, encantada de llegar hasta tu blog.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Nena como siempre por tus comentarios y gracias por la mención (ya pasé a verla y la voy a publicar) Besitos.

    Bienvenida FG a la casa De Buena Fibra, gracias por tu comentario y es verdad aquí en este mundo virtual pero real he encontrado muchas amig@s que conservo con los años y que siempre estan a mi lado.
    Besitos

    ResponderEliminar