30 mar. 2013

TE EXTRAÑO



Te extraño.
Las agujas del reloj giran sin marcar las horas.
Los días corren rápidos y eternos.
Yo sigo aquí, en penumbras, esperando pacientemente tu regreso.
La noche se hace larga y tú, a mi lado,  como un fantasma me acompañas.
Siento tu risa aunque no rías.
Siento tus caricias que ya no me acarician.
Si, te extraño, aunque estés a mi lado, aún así te extraño.
Siento nostalgia del tiempo vivido, de los momentos compartidos.
Nostalgia de todo lo que juntos hicimos.
Estas a mi lado sin estarlo, y por eso más te extraño.
Y sigo esperando tu regreso, aunque no te hayas ido.
Y espero pacientemente que vuelvas completamente a mi lado, como antes, con tu mente, con tu alma, con tu cuerpo.
Te extraño…




ENTRE BRUMAS



Te veo entre brumas.
Lejano aún en la cercanía. Lejano aún estando aquí a mi lado.
Distancia sin distancia.
Tan acostumbrada a ti, tan acostumbrada a tus besos y caricias, que ahora simplemente las extraño.
¿Dónde estarán tus pensamientos?
¿A dónde te irás cuando vuelas? ¿Será que volverán aquí?
Te veo entre brumas.
Lejano aún en la cercanía. Lejano aún estando aquí a mi lado.
Y seguiré esperando que vuelvas, que tu mente se acomode, que tú te acomodes.
Seguiré sosteniendo tu mano, seguiré acompañándote, aunque tú me sueltes.
Seguiré sabiendo quien eres aún cuando tu ya no sepas quien soy yo.
Tu mente no volverá a ser lo que era.
Tú no volverás a ser el que eras.
Pero aún sigues a mi lado y aunque ya no me recuerdes se que en alguna parte sabes quién soy.