27 nov. 2012

PARA VOS, AMIGO A LA DISTANCIA




Después de unos tres años de mensajes privados en mi face con un simple: “hola ¿quién está detrás de ese dibujo? ¿nunca te vas a mostrar?” o “tú eres mi mariposa”, después de discutir siempre por privado, por que yo no sabía quien eras y no quería que me molestaras, nos descubrimos.
Yo me enojé con vos y luego nos volvimos a hablar, y vos te enojaste conmigo y luego nos volvimos a hablar. Así, en medio de peleas y diálogos logramos conocernos más y ahora somos inseparables. Sabés de mis dolores, sabés de mis tristezas y alegrías, me conocés tal cual soy.
Y ya pasó tiempo y seguimos hablando y ya sos mi amigo y ahora abro mi face esperando encontrar mi tacita de café, un videíto o un simple “¿hola muchacha donde estas que no te veo?”
Y sabemos que nunca nos vamos a conocer personalmente por la gran distancia que nos separa, ni siquiera conoces mi voz ni yo la tuya.
Pero yo soy feliz cada vez que veo un jajaja en esa pequeña cajita o vos me decís “muchacha loca me hiciste soltar una fuerte carcajada” y yo te contesto “¡siiii, lo logreeee! ¡Al fin te hice reir!”. Es que esa fue mi promesa ¿te acordás? Prometí hacerte reír para que así, tu estrellita te viera feliz.
No se cuanto va a durar, es que esto del mundo virtual es tan raro, gente que viene y va.
Pero de algo estoy segura, vos por siempre vas a ser mi amigo, ese que apareció sin que yo lo buscara, el que desde lejos secó mis lágrimas, el que me lee y entiende aunque hablemos idiomas diferentes, el que me aconseja, el que está.
Aquel que tiene un lugarcito en mi corazón y que siempre va a estar ahí alojado, porque como siempre te digo, pase lo que pase yo ya nunca me voy a poder olvidar de vos.
¡Te quiero por siempre mi amigo, te quiero loquito lindo!